iSensor es una de las novedades de la marca Mychef, que ha revolucionado el mercado de las envasadoras al vacío por su tecnología inteligente, permitiendo envasar los alimentos de una manera rápida y fácil, incluso los líquidos.

Su sistema es tan sencillo, que solo basta con poner en funcionamiento el modo automático (también funciona en modo manual) y bajar la tapa exterior del equipo para obtener un envasado perfecto, sin supervisión, por lo que configurar y reajustar frecuentemente ya no será un problema.

En cuanto a su diseño, está hecha con materiales de alta calidad. Su carcasa es de acero inoxidable y su tapa superior de metacrilato, con doble amortiguación en su apertura y cierre. 

En la pantalla frontal de LCD está ubicada el panel de control, con un mando rotatorio pulsador con iluminación.

Si lo que buscas es rentabilidad para tu negocio, iSensor ofrece muchas otras ventajas con las que se pueden tener unos costes por envasado 50% más bajos que con otras opciones disponibles.

Una de ellas es minimizar el tiempo de cada ciclo de envasado, ahorrando mayor energía y consumiendo solo la necesaria. Su tecnología también permite una mayor durabilidad, ya que evita que la envasadora tenga sobresfuerzos, garantizando larga vida de la bomba, la barra de sellado y el aceite.

Gracias a sus numerosas ventajas, la envasadora de Mychef ha sido galardonada con un premio Red Dot Design Award 2018 (en la categoría ‘Product Design’) y ha sido seleccionada como producto destacado del año en los Premios Delta 2018.

 

¿Cómo funciona en modo automático?

Son tres patentes las que hacen maravillas en el envasado al vacío, de una manera mucho más fácil. Se trata de iVac, iSeal y SCS.

iVac detecta automáticamente el tamaño, la cantidad y el tipo de alimento introducido en la bolsa que se ha colocado dentro de la cámara de vacío, aún si es líquido o poroso, seleccionando el porcentaje de vacío adecuado.

Por su parte, iSeal percibe el tipo de bolsa utilizada y regula automáticamente el tiempo y la temperatura de sellado aptas para cada ciclo (incluso para dos bolsas a la vez), perpetuando la vida útil de sus componentes. 

Respecto a su sistema de autocalibrado SCS, se regula según las condiciones de presión atmosféricas externas para que éstas no influyan en la calidad del envasado.

 

¿Cómo funciona en modo manual?

Funciona también con patentes, como MCV (Multi Cycle Vacuum) que hace que la envasadora repita hasta 9 ciclos de vacío consecutivos y Vacuum Standby, que mantiene el nivel de vacío deseado en la cámara por tiempo indefinido.

Otras utilidades son la selección del tipo de entrada del aire en la bolsa, la memorización de programas de vacío, el envasado con gas inerte o las funciones Vac+ y Soft Air para obtener un vacío extra en alimentos porosos y cuidar el proceso cuando son alimentos frágiles.